domingo, 21 de noviembre de 2010

Give me a reason to come back



Tuve frío y estuve perdida en la desesperación, encontré la esperanza. El fracaso era lo único que había conocido, fue algo que no había planeado, pero perdí el control. Deje salir la tristeza y la frustración, con ello he conseguido salvarme, salvar esa mínima parte de mi que me hace ser una persona especial. Me enfrente a mi misma cuando me cruce con aquello en lo que me había convertido, me liberé. Escuche esa voz que a la que debí hacer caso a hace tiempo, aquella que me hizo regresar. Y lo único que quiero hacer es introducirla en mi vida y tener algo para continuar. Miro cada mañana por la ventana para ver si ha llegado el final, para dejar de fingir, pero no, vuelvo vestirme y a salir otro día más. Salgo a luchar al ring, puedo salir victoriosa pero las heridas escuecen y me recuerdan a combates anteriores, y me pregunto porque vale la pena luchar, porque insisto... y así es como vuelvo a romper mi nuevo hábito. Acabo encerrándome en una habitación a oscuras para respirar, me siento diferente, respiro, insegura, respiro, ignorada, respiro cada vez con más ganas pero con menos fuerzas. Me pido una razón, una más para unir la separación que tengo con el mundo. Vuelvo a tomar el control para salir, el mundo sigue esperándome para destrozarme pero el muy capullo no sabe que no volveré a confiar en el, y que pienso destruirlo y es lo que me hace feliz.