lunes, 3 de enero de 2011

io e te tre metri sopra cielo





Él me enamoraba con cada mirada, me elevaba hasta el cielo con el roce de sus dedos. Él sabia que palabras usar, siempre. Él conseguía que yo le echase de menos a cada instante que no estaba a mi lado, y se colaba en todos y cada uno de mis sueños.Sus ojos buscaban los míos siempre, lloviera o haga solo. Él lo sabia todo sobre mí sin que yo se lo hubiese contado, nos comunicábamos con la mente, como en las películas. Yo sabía exactamente que estaba pensando él, incluso aunque no me estuviese mirando. Todas las canciones me recordaban a él, todos los actores parecían tener su misma mirada. nuestro amor era como una camiseta de esas que tienes desde que eras niño, y que ha creído contigo. Que es justo de tu talla, ni grande ni pequeña. que tiene un olor familiar para ti, con el que te sientes protegido. Sus pupilas bailaban con las mías varias veces al día, y aveces su recuerdo se grababa fuertemente en mi retina y costaba el resto del día que se fuera que se fuera de allí. Él sabía perfectamente a que estábamos jugando, y nunca se echo para atrás. Grabó su nombre a fuego lento en mi corazón, me tatuó sus iniciales y se aseguró así que nunca me pudiera olvidarle.