domingo, 16 de enero de 2011

Not afraid


Él, un chico sencillo y tan igual a los demás, no tenia nada que lo hiciera especial, nada para llamar su atención. Ella, tan popular, chula y en ocasiones prepotente, hacia que él suspirara cada vez que estaba cerca. Pero no tenían nada en común, absolutamente nada. Él no dejaba de soñarla, eso únicamente le servia para darse cuenta de lo inalcanzable que esa chica era. No hizo nada ya era demasiado freak para cagarla más. Así que la dejo ir, perdió su oportunidad de intentarlo.

Cuando nos enfrentamos a nuestras pesadillas, las alternativas que tenemos son pocas: huir o luchar.Confiamos en reunir fuerzas para plantar cara a nuestros miedos pero, a veces y sin querer, huimos. Pero, ¿y si la pesadilla nos persigue? ¿dónde nos esconderemos?