sábado, 19 de febrero de 2011

Runaway


Se dispuso a continuar, el semáforo se puso en rojo, no se paro por miedo a avanzar, sino por miedo a morir. Cuando pudo cruzar alguien grito su nombre, se volvió sin estar demasiado segura si era a ella a la que habían llamado pero no vio a nadie. Tenia la sensación de que la espiaban y cruzo. Fue pensando todo el camino de vuelta a casa en quién podía haberla llamado. Él la siguió aunque no volvió a pronunciar su nombre en todo el camino. Ella llegó a la puerta de su casa y decidió mirar detrás suya. Allí se encontraban los dos rodeados por una atmósfera de cariño, tal vez de amor, pero aun así ella tan impulsiva hizo lo incorrecto. Sacó las llaves de su bolso y entró en su casa. Ahora si tuvo miedo a avanzar y eligió morir por dentro.