miércoles, 13 de abril de 2011



A veces la mejor opción es darte la vuelta, dejar todo atrás y continuar mirando al frente. Tener la idea de no poder dejar de marchar aunque todo sea oscuro, no dejar de machar hasta ver el sol. Tendría que olvidar los errores que he cometido. Aprender perdonar. A guiarme por todo aquello que me dijeron y a lo que no preste atención. Saber ver lo positivo de las cosas. A no quejarme por tonterías. A reírme cuando quiera y a llorar cuando lo necesite. Tendré que olvidar los sueños que no cumplí y ponerme a soñar de nuevo. Acabaré echando de menos mis manías mañaneras y muy estupideces nocturnas (...). Guardare en mi la idea de no poder dejar de marchar aunque todo sea oscuro, no dejar de machar hasta ver el sol.


"Y siempre es complicado, de vez en cuando,
nos olvidamos de seguir sumando, y jugar a no dejar de perder."