sábado, 8 de octubre de 2011


Ella tenia rajadas las muñecas, llenaba sus bolsillos con pastillas de colores, era fría, insensible y en ocasiones se sentía invisible e invencible.